73 años han pasado, Gaitán un hombre de vida, obra y legado

Por: John Fredy Velasco

Exactamente en el momento en el que empiezo a escribir siendo una tarde de lucha entre nubes y sol, a está misma hora 1:05 pm pero del año 1948 sería declarado oficialmente muerto Jorge Eliécer Gaitán Ayala abogado, caudillo, líder político liberal, esto después de que los disparos de Roa Sierra lo dejaran gravemente herido, la noticia se expandió tan rápidamente como la caída del agua del Tequendama, el país y el mundo no estaban preparados para la gran explosión de masas que vendrían después.


La muerte de Gaitán desencadenó el mayor brote de violencia, muerte y destrucción del que se tenga contexto «El Bogotazo» destruyó Bogotá y se extendió por el resto de las principales ciudades del país, su asesino fue linchado por toda una turba, el tranvía incendiado, los principales edificios incendiados y saqueados, los muertos nunca se terminaron de contar al igual que la historia de Gaitán. Muchos dicen que desde ese día no ha finalizado la horrible noche.

Gaitán fue un hombre que en vida siempre respaldó y trabajo por las clases bajas y oprimidas, gran orador siempre en contra de las oligarquías.
Gaitán fue un hombre que plasmó su obra, más allá del papel en sus actos, decisiones y continuas luchas en pro del pueblo, ese pueblo que al día de hoy no ha entendido su frase «El Pueblo Es Superior A Sus Dirigentes».
Gaitán fue un hombre que logró plasmar un legado que hoy por hoy sigue vigente en la sangre y el corazón de muchos Gaitanistas y de aquellos que no lo son pero si saben como son las cosas y eso siempre lo hizo saber en sus grandes y eufóricos discursos «Yo No Soy Un Hombre, Yo Soy Un Pueblo».

Mucho se ha hablado de la muerte de Gaitán, pero algo que no podemos dejar pasar es lo siguiente: el discurso de Gaitán no era visto con buenos ojos por Estados Unidos pues veían en el una amenaza comunista por el carácter social de su discurso. El FBI y la CIA seguían sus movimientos de cerca. Más de 60 años han pasado y sus archivos no han sido descalificados.

Gaitán fue sepultado en la sala de la casa donde vivía pero después fue trasladado al llamado patio de la tierra, su cuerpo se encuentra de pie, su lapida es de forma circular con una planta de rosa en el centro, la misma señala el año de su nacimiento 1903 pero no el de su muerte que es un signo de infinito, también se encuentra rodeado por muestras de tierra de los 1098 municipios de Colombia.


Los años siguen pasando y pocos recuerdos vivos quedan de aquella época, de lo que tenemos certeza es que fue un hombre que representó, representa y representará a toda una clase humilde y trabajadora, a toda esta vieja raza indígena y que sigue en la lucha contra las oligarquías que desangran el pueblo y la esperanza de un mañana mejor…

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *