¿Cuál debe ser la labor de los defensores de derechos en pandemia?

Por: John Alexander Díaz Ortegón

2 de marzo de 2021

*Licenciado en educación, magister en educación, creativo literario, columnista y activista de derechos humanos. @Johndaz988

Nunca como ahora se hace relevante generar conciencia sobre la Cero discriminación, pues más del setenta por ciento de la humanidad está viviendo bajo estas prácticas y el 2021, es un año que promete por pandemia profundizar la brecha económica y social que ya padecemos. Promesas nada favorables.

La humanidad está en riesgo no solamente por el desastre que trajo este virus, sino además por el aumento de la desigualdad, acrecentando la exclusión y la discriminación, tanto que incluso, desde los más expertos, ya le llaman a esta época el Apartheid del Covid, porque luego de su aparición, la selección determinante que promueve el virus, ya hace propaganda gratuita y masiva de “personas que no deberían seguir viviendo”. Es decir, en la idea masificada ya se está clasificando taxonómicamente de quienes o no merecen vivir. las crisis hacen que la discriminación se incremente. Los pobres son quienes más se enferman por el virus y además son quienes están poniendo los muertos. La pobreza se ha incrementado en el mundo y la pérdida de empleos también son ellos quienes los están poniendo.   

Por su parte, en diciembre de 2013, la asamblea general de las naciones unidas declara el primero de marzo como el día internacional de la Cero discriminación. De esta manera, ONUSIDA destaca para este 2021, la necesidad urgente de actuar para poner fin a las desigualdades de ingresos, sexo, edad, estado de salud, ocupación, discapacidad, orientación sexual, uso de drogas, identidad de género, raza, clase, etnia y religión que siguen siendo una permanente en todo el mundo. Reconocer el esfuerzo de los organismos internacionales por visibilizar las desigualdades y la discriminación que muchas personas siguen viviendo, la denuncia y manifestaciones de las organizaciones sociales son necesarias para identificarlas, hacerlas visibles y buscar eliminarlas. Tanto por hacer.

Se requiere un pacto histórico entre las poblaciones para que la cifra cero sea una realidad frente a la discriminación. Los países en democracia se sustentan políticamente por medio de contratos sociales que desde Roseau se viene desarrollando. Estos se convierten en normas y esas normas en políticas, planes y proyectos que deben impactar a la ciudadanía. En ese sentido -y como se han hecho otros pactos en el mundo- hablar de un pacto por la discriminación cero es un deber ético, político, económico y social. Impactaría significativamente en todas las capas sociales y ofrecería sus aportes para vivir de una manera más justa.

No somos seres que nos desarrollemos como hongos, vegetando solos por ahí por las calles. No somos Tarzán tratándose solamente con animales. Somos seres sociales y por lo tanto requerimos de la política para que esos acuerdos se vuelvan significativos.

 El día internacional parte de la reducción de las discriminaciones del VIH, y el símbolo para el 2021 es una mariposa, signo de transformación y emblema de la Cero discriminación. Que todos los seres humanos recibamos el mismo trato. La discriminación racial por ejemplo ha incrementado y fue notorio el efecto que tuvo sobre los asiáticos. En Europa, fue evidente la vigilancia social en que entraron los miembros de estos países solo por el color de piel o su lugar de origen. Se suma la discriminación sobre aquellas personas que den positivo en la prueba. -Personalmente pude evidenciar que si dabas positivo, el encerramiento social que ejercen los demás sobre ti genera aislamiento y señalamiento. Rasgos primarios de discriminación. La vigilancia extrema sostiene un centro de estudio y observación de comportamiento sobre los demás, siendo más vigilados quienes cuentan con menos accesos a salud y mayor exposición.

De esta manera, es importante que quienes se hacen veedores y defensores de los derechos humanos, promuevan con más ahínco la Cero discriminación y el respeto de los derechos con enfoques. Estar vigilantes sobre aquellos que vienen sufriendo mayor este factor de riesgo, para acompañarlos en su garantía y la exigibilidad ante quienes deben no solo promoverlos sino garantizarlos.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *