La importancia de la libre expresión para la inclusión

Por: John Alexander Díaz Ortegón

23 de febrero de 2021

*Licenciado en educación, magister en educación, creativo literario, columnista y activista de derechos humanos. @Johndaz988

En gobiernos no tan democráticos siempre aparecen personajes de quienes no es posible hacer ninguna referencia directa, ya porque puede que el aparato tome alguna represaría, ya porque esas figuras representen un poderío que terminen persiguiéndolo todo, ya porque se vuelvan un fantasma que todo lo escuchan, todo lo ven, todo lo mal interpretan, todo lo contraponen: un gran hermano que quiere controlarlo todo como en la novela de Orwell.

Sobre estas prácticas tenemos extensas referencias en Latinoamérica y el siglo XX fue testigo de ello. Desde la Argentina dictatorial, hasta el norte de este territorio sudamericano. Desapariciones, manuales para manejar las comunicaciones y manipular a la opinión pública, generar noticias falsas para distraer a la población, macartizar a los oponentes destruyendo no solo sus apuestas políticas sino la reducción de su persona, generar redadas, provocar divisiones para sacar ventajas propias, entre otras prácticas que no benefician sino al autócrata.

Posiblemente al ser la inclusión un proceso tan nuevo y con tan pocos recursos no se hace evidente la aparición de estos personajes que tanto daño le hacen a la democracia. Pero lo que es verdad, es que en cada una de las poblaciones hay unos cuantos apellidos que no son expuestos y las personas prefieren silenciar antes que ponerlos en la palestra pública para evitar sus tentáculos. Silencian con empleos o con acoso laboral, persiguen haciendo uso de su reconocido nombre denigrando el de los demás, macartizan, ponen a sus seguidores en contra de los otros, acciones más bien prácticas y cotidianas que sistemáticas.  

El gana gana que sustenta la democracia es tener la libre expresión, por contar con el principio fundamental decir, manifestar y difundir de manera libre lo que se piensa, derecho que no les gusta mucho a los personajillos estos persecutores.

La libre expresión es un derecho humano y aparece en la carta magna de los universales, en la Corte internacional de derechos humanos, en la Constitución del 91. Sin embargo, la persecución no se hace esperar. Perseguidos, masacrados, encarcelados, denigrados, muchas veces han quedado quienes han querido levantar su voz de protesta, quienes han denunciado los abusos y o aquellos que buscan la garantía de los derechos para todos. -la libertad de expresión permite gobiernos más abiertos, sociedades más justas y equitativas. Tal cuestión no es algo que les guste a los persecutores de la palabra.

Una inclusión verdadera no solamente implica garantizar los derechos a las personas que han carecido de ellos, ni promover la diversidad sin la palabra. La diversidad en silencio es un acumulado inverosímil, y por lo tanto se hace necesario promover la libertad de expresión con la garantía del derecho a la información, al acceso a las comunicaciones, el acceso al conocimiento y a estar enterado. El libre tránsito de los contenidos, poder contar con tecnologías y las técnicas para poder acceder a la información, contrastarla y ponerla en cuestión sin limitación o restricción predeterminada. La diversidad debe ser ruidosa, debe estar informada, es de contrastes, implica dialécticas, promueve divergencia de voces y desacuerdos.

A nivel internacional existen organizaciones que defienden este derecho, como por ejemplo AMNISTÍA INTERNACIONAL que APOYA Y PROTEGE A PERSONAS QUE ALZAN LA VOZ EN FAVOR DE SÍ MISMAS Y DE OTRAS. La Organización de las Naciones Unidas, la corte interamericana, entre otras que cada vez más las necesitamos.

Por su parte, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, conforme a los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas dice, en el artículo 19: “Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones y toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”. Sin embargo, este derecho tiene unas limitaciones que aun así deben estar expuestos en la normatividad y asegurados para no violar los principios propios de este derecho, las restricciones que cuentan son:

a) Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás;

b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

Sin embargo, es en este último en el que los gobiernos no tan democráticos se escudan para restringir la libertad de expresión. Es importante mantenerse alerta para que la libre expresión garantice la protección del derecho de los demás, así como apoyar desde una ciudadanía activa la seguridad nacional, pero que eso no sea una excusa para restringir la expresión libre, verdadera y democrática.    

Estar informado, realizar veeduría ciudadana, contrastar la información, difundir el saber y denunciar, genera una inclusión social más abierta y democrática, una inclusión más justa y verdadera, un reconocimiento de la diversidad con garantías propias del derecho fundamental. Por el contrario, los innombrables, deben ir replegando sus fuerzas, cortándose los tentáculos, deslegitimando eso que en Colombia se llama rosca y se ha naturalizado.

Marcar como favorito enlace permanente.

3 comentarios

  1. Carmen Julia Ibanez

    Muy interesantes artículos, los he estado leyendo. Realmente bien documentado, lenguaje claro y contundente. Muestra nuestra realidad.

  2. Olga Rocío Chaparro

    Cómo estar bien informado? En un país donde el índice de GINI noj.ide la felicidad; dónde la encuesta multipropósito señala que tanto en Bogotá como en el territorio nacional no hay conectividad, grados altos de pobreza que no dan para usabilidad o tener un plan o paquetes que favorezcan una real accesibilidad.

    • Olga Rocío Chaparro

      Cómo estar bien informados? Si la conectividad no está dada. Sila encuesta multipropósito evidencia que hay muchos Colombianos que no tienen Internet, menos un plan y en consecuencia usabilidad. La Gobernanza en Inter señala que es anarquía.
      Los niveles de pobreza también se evidencian en el código de GINI. Así que la inclusion está bastante corta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *